Home / Parish News / El Rincon / La Inmaculada Concepción: la forma en que la humanidad debía ser

La Inmaculada Concepción: la forma en que la humanidad debía ser

Es una pena que la gente malinterprete el dogma de la Inmaculada Concepción. Seamos claros: la Inmaculada Concepción es la creencia católica de que la Virgen María fue concebida sin pecado original en el vientre de su madre, Santa Ana. La Inmaculada Concepción no tiene nada que ver con la concepción del Niño Jesús o la visita de un ángel.

Ahora que lo tenemos claro, ¿qué tiene esto que ver con nosotros? Dios nunca tuvo la intención de que la humanidad topara contra Él en desobediencia. Él creó a Adán y Eva con la esperanza de que serían los destinatarios de todo su amor y las maravillas de su creación. El plan de Dios era derramar Sus bendiciones sobre estas nuevas criaturas Suyas. ¿Qué fue lo que arruinó todo esto? Adán y Eva (y, por ende, toda la humanidad) tomaron la decisión consciente de desobedecer a Dios y hacer exactamente lo que querían hacer sin su ayuda. Los seres humanos tienen esta inclinación a pensar que conocemos mejor o a racionalizar nuestras fechorías (o simplemente negar que son malas acciones).

A pesar de la decepción que resultó ser la raza humana, Dios continuó creyendo en estas creaciones humanas. En su plan, deseó enviar un Salvador, alguien que pudiera salvarnos de la tragedia del pecado. Ningún ser humano podría lograr esto. Solo la venida de la Segunda Persona de la Santísima Trinidad como hombre podría traer la salvación. Una vez que Dios se vuelve humano, entonces la raza humana puede volverse santa nuevamente.

Pero Dios también eligió usar la humanidad para comenzar el proceso. Dios escogió a una joven de Nazaret. Él la eligió antes de que ella naciera. Él le dio todas las gracias que necesitaría: le permitió experimentar de antemano las consecuencias de la muerte y la resurrección de Cristo. Dios preservó a la Virgen María del pecado original, de modo que cuando le preguntaron: “¿Participarás en la obediencia al plan de Dios o desobedecerás como Adán y Eva?” ella tendría toda la ayuda sobrenatural que necesitaba para decir “sí”. La Santísima Virgen podría haberse negado fácilmente. Ella podría haber elegido no ejercer este don de la impecabilidad. Ella podría simplemente haber vivido la más santa de las vidas en silencio para su propia santificación personal. Ella podría haber dicho: “Prefiero no involucrarme, pero gracias por preguntar”.

Dios quería que todos nosotros fuéramos concebidos y nacidos sin este terrible pecado original, esa tendencia al pecado. Nos impedimos el plan de Dios por nuestra propia voluntad. Ahora confiamos en las aguas del bautismo para restaurarnos de lo que heredamos de Adán. Pero la Inmaculada Concepción sigue siendo tremendamente importante para cada creyente. Nuestra Señora nos muestra qué tipo de vida es posible cuando confiamos en la gracia de Dios y elegimos, como ella, cooperar con ella. A través del Bautismo, hemos recibido todas las oportunidades que se le dieron a la Virgen María. Esta temporada de Adviento es la oportunidad perfecta para redescubrir el plan de Dios para nuestras vidas y para mostrar nuestra gratitud al vivir al máximo cada momento de Adviento.