Home / Parish News / El Rincon / Tal vez, simplemente no tengamos Navidad este año

Tal vez, simplemente no tengamos Navidad este año

Desafortunadamente, no es raro escuchar a la gente pronunciar esta triste frase: “Tal vez, simplemente no tengamos Navidad este año”. Sí, podría haber toneladas de razones prácticas para abstenerse de lo que mucha gente suele asociar con la celebración de la Navidad: árboles, luces, comida, regalos y todos los adornos. Por lo general, es la ausencia de seres queridos lo que provoca estas palabras deprimentes. Las muertes durante el año, algún miembro militar en el extranjero, el primer año que un hijo o hija decide pasar con los suegros, o algún giro imprevisto de los acontecimientos, puede llevar a la gente a desear que la Navidad simplemente haya terminado. Ciertamente, es comprensible que los recuerdos de Navidades pasadas o sueños insatisfechos de Navidad que nunca se arán realidad, puedan hacer que la gente se sienta terriblemente infeliz en esta época del año. La lógica nos dice que una temporada de felicidad y alegría es difícil para las personas que están afligidas, tristes o que faltan a alguien.

En el siglo 10, el Papa San León Magno comenzó su homilía de Navidad con estas palabras: “No hay lugar para la tristeza en este día”. El Papa Leo sabía algo muy profundo: si nunca hubiera habido una Navidad, entonces el mundo estaría triste y deprimido todo el tiempo. Todos nuestros problemas nos abrumarían y los efectos del pecado y la muerte nos llevarían a la desesperación. Pero debido al día de Navidad, debido al nacimiento del Salvador del mundo, incluso los días más oscuros y los tiempos más difíciles nunca abrumarán a las personas de fe. Si realmente creemos que la Navidad es lo que decimos que es, entonces, ¿cómo podemos decir que simplemente nos abstendremos de celebrarlo en un año determinado? ¿Qué tipo de fe es si creemos que solo podemos celebrar la Navidad cuando las cosas van bien y la vida nos está dando todo lo que queremos?

Esto no significa que se espera que andemos con un sombrero de Papá Noel, horneemos el número habitual de galletas y cantemos villancicos todo el tiempo. El dolor, la tristeza y la pérdida son emociones muy reales. Tal vez tenemos que cambiar nuestras tradiciones de alguna manera. Tal vez tenemos que aprender que no a todos se les da una “Feliz” Navidad, pero todos pueden tener una Navidad “Bendita”.
¿No es una Navidad Bendita una fuente mucho mayor de consuelo y alegría? ¿No entendemos que el Niño en el pesebre está muy preocupado por nuestras heridas, sufrimientos, desilusiones y soledad? Él vino a consolarnos y hacernos saber que nunca estamos solos. El Príncipe de la Paz quiere que cada uno de nosotros experimente la paz en nuestros corazones y en nuestros hogares. A veces esto parece imposible, especialmente cuando sufrimos terriblemente, pero si podemos creer que Dios ha nacido en la historia humana, ¿creemos que nuestros problemas están más allá de su alcance?

Las cosas superficiales que asociamos con la Navidad, tan maravillosas como realmente son, no son el corazón de esta celebración anual. Afortunadamente, la mayoría de nosotros disfrutaremos de la Navidad con familiares y amigos. Pero algunos de nosotros sin duda tropezamos con personas que, por una serie de razones, necesitan un poco de aliento para entrar en el espíritu navideño: el VERDADERO espíritu navideño. No es que estas personas necesiten celebrar la Navidad, es que necesitan Navidad desesperadamente. Necesitan conocer el poder transformador del nacimiento de Cristo. Él alivia el cinismo, la negatividad, la depresión, la tristeza, el dolor, la soledad, o al menos los pone en perspectiva. El Papa Leo tenía razón: no hay lugar para la tristeza en este día. La Navidad nos muestra cómo vivir y hace que la vida sea eterna. Y no hay tristeza en eso. ¡Que tú y los que aman tengan una Navidad bendecida!